domingo, octubre 28, 2007

Reliquia: Una rica tradicion lagunera.


Un taco de reliquia (mi cena hoy por la noche):




Los 32 estados que forman México, son ricos en manifestaciones culturales de índole muy diversa.
El norte del país es un conglomerado de culturas que ha sido creado de la unión no solo de los conquistadores y los indios que las habitaban, sino también de la cultura Anglosajona. De los estados que forman el norte de México, Coahuila y Durango comparten no solo una frontera común, sino también algunas de las tradiciones más bellas que le dan al hombre de éstas áridas regiones su forma de ser tan especial.
En estos dos estados se encuentran algunas de las poblaciones mas viejas de esta franja norte del país. Las ciudades de Durango y Mapimí, en el estado de Durango. Las ciudades de Saltillo y Viezca en el estado de Coahuila. Cada una de estas ciudades tienen, al menos, cuatrocientos años de fundadas.

Al sudoeste de Coahuila y noreste de Durango, en la zona limítrofe de estos estados, se encuentra una región que desde siempre ha sido un bastión importante de desarrollo político y económico, no solo de los mencionados estados, sino del país mismo. Esta zona, conocida como la "Comarca Lagunera", es llamada así por que las principales ciudades de la región se formaron en las riveras de la Laguna de Mayrán. Esta laguna se formaba por la desembocadura del río nazas en el municipio de San Pedro de las Colonias.

Como en todo el país, en esta zona la influencia religiosa -católica principalmente- se siente en muchas de sus costumbres. Dentro de estas, la de las RELIQUIAS es una de las mas llamativas. En ella se funden las creencias religiosas, el espíritu comunitario y el arte culinario.

Aunque el diccionario define reliquia como "parte del cuerpo de un santo u objeto que le perteneció o sirvió para su martirio, que se conservan piadosamente", el sentido que se le da en la actualidad, prácticamente nada tiene que ver con esto. Personalmente creo que quizás tenga mas que ver con el significado que se le da como "residuo que queda de una cosa", por los residuos alimenticios que quedan después de la celebración.

Entre los habitantes con mucho arraigo en esta región, se acostumbra ofrecer un día al año una comida a TODOS los miembros de su mas próxima comunidad. Usualmente a gente de su "barrio", aunque no se restrinja el acceso a individuos ajenos a este pequeño entorno.

El día en que esto se celebra, puede ser cualquiera que tenga un significado especial para quien decide seguir con esta tradición. Usualmente es el día del nacimiento del ofrendante, o de alguien muy allegado a el. También el día del fallecimiento de un ser querido, para honrar su memoria. O el día del santo de su devoción. De las fechas mas escogidas, las siguientes se destacan: 19 de Marzo (día de San José), 4 de Julio (Virgen del Refugio), 15 de Agosto (Asunción de la Virgen María), 8 de Diciembre (Santísima Virgen de San Juan de los Lagos), 12 de Diciembre (Virgen de Guadalupe).

Esta comida la ofrece un individuo en particular, como muestra de agradecimiento a su Dios, por los favores que considera ha recibido, o espera recibir en un futuro. La ofrece porque esta seguro que Cristo ha sido benévolo con el y los suyos, creyendo que las mejores formas de agradecerlo es dando de comer al "prójimo", como acostumbran referirse a los miembros de la comunidad que no son su familia.

Normalmente esta fiesta la ofrece cualquiera, sin importar posición económica o educación, pero entre la gente de clase media y baja, encuentra a sus mas fervientes practicantes. En estos casos los preparativos para ella pueden comenzar desde mucho antes. Como en esta ofrenda la carne de puerco formara parte como uno de los principales ingredientes, estos preparativos dan inicio con la compra de un lechón. Este será criado usualmente en la casa del protagonista y alimentado con los restos de la comida que día a día desechan los integrantes de la familia. De hecho, de ser necesario, recolectaran los residuos de comida de otros miembros de su "barrio".

El aporte de estos desperdicios alimenticios por los vecinos, futuros beneficiarios de los alimentos ofrecidos en la reliquia, es la forma que la comunidad hace patente al ofendante su apoyo. Es común oír hablar a los vecinos del " puerco de la reliquia", así como también son frecuentes las visitas para constatar el crecimiento y buen desarrollo de este, para hacérselo saber a los demás miembros de la comunidad, quienes en verdad sienten que esta fiesta es de todos.

En la preparación de todo lo necesario para que este acontecimiento tenga la relevancia que se requiere, participa TODA la familia del ofrendante. Es un trabajo comunitario pues hombres, mujeres y niños ayudaran en las labores que se aceptan como propias de cada sexo y edad. Las mujeres principalmente en la elaboración de los alimentos, o en el cuidado de los niños pequeños para que las demás madres puedan ejercer las funciones que se les asignan. Los hombres, en la matanza del puerco, pues usualmente se sacrifica en la casa del protagonista, así como en conseguir fuera de la casa los materiales necesarios para la preparación de los alimentos como acudir al mercado, llevar y traer gente que participa en elaboración del comeliton (a este tipo de labores las nombran "mandados"). Las mujeres de muy avanzada edad, se ocupan de hacer labores que no requieran mucho esfuerzo físico, así como el de hacer remembranza de acontecimientos significativos ocurridos en tiempos pasados. Las niñas aprenden en estas actividades comunales, sus primeras lecciones de cocina y de convivencia, pues las mayores aprovechan esos momentos dedicados a la cocina, para platicar los sucesos de actualidad. La tradición oral es muy fuerte en estos lugares y que mejor momento para hacer gala de ello que en la preparación de los alimentos que degustará los futuros invitados.

Para la preparación de alimentos esta gente usualmente no sigue recetas; al menos lo que generalmente se entiende por esto. Es común que se diga, "un puñito" de sal, en vez de una medida que defina con mas precisión la cantidad necesaria de este condimento en el platillo que se está preparando. O el dejar cocer las cosas "un rato", para referirse al tiempo necesario que los alimentos necesitan estar expuestos al fuego. Aquí las habilidades culinarias de las personas, a lo que llaman "sazón", se adquiere por intuición más que por seguir una receta rigurosa al cocinar. A pesar de lo cual ay que reconocer que es una forma realmente funcional, en cuanto a que hace que el sabor de los platillos sea realmente exquisito. Además, que en una cultura donde el acto de comer tiene algo de ritual, esta habilidad en la preparación de alimentos es altamente apreciada socialmente. No en balde, uno de los mejores halagos que se le puede hacer a una mujer, es decirle que tiene un buen "sazón". Esto es, que los platillos por ella preparados tienen un sabor exquisito. Una mujer con buen sazón es una mujer que tendrá una familia satisfecha en cuanto a la comida se refiere. Y para las que están en edad casadera, es una de sus mejores cartas de presentación y orgullo tanto de los padres como de su futuro marido. Quien ofrece la reliquia debe tener en cuenta que, en el grupo social en que esta inmerso, es duramente criticado el que las gentes beneficiadas con los alimentos que se ofrecen sean pocas o queden insatisfechas. Al menos los vecinos de su barrio y sus invitados especiales, deberán suplir los alimentos que normalmente consumen en la comida de medio día- la más importante para ellos- con los ofrecidos en la reliquia. Aunque normalmente cada familia invitada se hace representar por UNO solo de sus miembros, el ofrendante les deben proporcionar los alimentos necesarios para que TODOS los integrantes de ésta se alimenten. Parece que al menos se debe cumplir con COMIDA ABUNDANTE para los MIEMBROS DEL GRUPO MAS CERCANOS, como los miembros de su barrio. Usualmente este numero pasa de las 100 personas.

Previo a la celebración, la figura o imagen del santo o virgen a nombre de quien se ofrece la reliquia, se expone en un altar para su veneración. En este altar es arreglado de una manera muy vistosa, donde la imaginación y los recursos económicos de los fieles es determinante para esto. Normalmente, al centro, la imagen de quien será venerado. Pequeñas cortinas a los lados, adornadas con lentejuelas y listones de colores llamativos. Abajo, alrededor de la imagen, veladoras y flores. Para que los adornos antes descritos tengan el mismo nivel que la imagen, estos son colocados en unas muebles de madera, usualmente una mesa a la que se cubre con papeles de colores o manteles decorados. Aquí es donde se rezarán las oraciones con las que se rendirá pleitesía al santo que se venera. Otra de las actividades que forma parte de la celebración, es la danza de los Matachines. Usualmente después de la danza de los Matachines se inicia el rezo del Rosario y terminado este se servirán los alimentos. Este es un grupo de bailarines ataviados con vistosos penachos y huaraches. También lucen faldas de tela adornadas con carrizos, lentejualas y pequeños espejos redondos. Se acompañan de maracas al bailar una danza ritual en honor a la divinidad festejada. Estos personajes, al igual que los altares, son dignos de mejor descripción en otra oportunidad.

El día en que la reliquia se ofrece, pueden observarse las colas de gente fuera de la casa donde esta se ofrece. El requisito único que se exige para darles los alimentos, es que proporcionen sus propios utensilios para que estos le sean servidos.

La comida que se ofrece consiste en SIETE SOPAS DE PASTA, ARROZ y UN GUISO DE CARNE DE PUERCO. Al guiso de carne de puerco se le llama ASADO y son trozos de carne inmersos en una salsa -no picosa- hecha a base de chile colorado y muy condimentada. Las sopas son generalmente de los productos ofrecidos en el mercado ( fideo, estrella, letras, semilla, etc).
Como se ve, esta fiesta de la Reliquia es una celebración donde se amalgaman las creencias religiosas, el espíritu comunitario y el buen "sazón". El participar en una de estas festividades, como organizador o como invitado, es algo realmente grato. Ojalá que tengan ustedes algún día oportunidad de presenciarla. Como esta, son muchas las festividades que en México se dan y que vale la pena conocer.

J. Felipe Rodríguez Romero. Tijuana, México © 1997feliper@icanet.com.mx
tomado de :http://www.latelarana.com.mx/tiajuana/mes-0297/felipe01.html

2 comentarios:

Winter dijo...

oraleee que buena descripción, aunque faltó mencionar a San Judas Tadeo! también suele tener muchos devotos y precisamente fuè su día el pasado 28 de Octubre.

Hicieron reliquia en tu casa, sordero??? que ricooo

Y yo siempre no salí el domingo, mejor me puse a practicar mis lecciones jeje.

Saludos!

Sin Maquillaje dijo...

ya escribe algo COMELON jejeje

salu2!