lunes, julio 13, 2009

Se me subio el muerto

Por ahí de Noviembre 2005, viviendo en la casa de "atrás" de una casa grande en Dallas (realmente era algo así como un garaje acondicionado, con dos habitaciones, un baño, sala - comedor - cocina, una casa de INFONAVIT al estilo gringo). Un sábado más o menos a la 1 de la madrugada me despertó la sensación de que algo se sentaba a mi lado.

En esa casa vivía con un compañero de trabajo que cada fin de semana desde el viernes por la tarde y hasta el domingo por la noche, se iba a quedar con sus hermanos a Arlington, regularmente los fines de semana, desde el viernes, me visitaba mi novia, que a las 11 PM se iba a su casa también, o sea que me quedaba solo.

Para los que han vivido por allá se darán cuenta de que las calles de noche son muy oscuras, sin las luminarias que tenemos en los barrios de México y en algunas colonias hay una callecita por detrás donde solo cabe un coche, que es por donde recogen la basura, dicho sea de paso en esa calle se meten las prostitutas a hacerte "blow job" ya que no se ve nada en 2 o 3 metros a la redonda.

Nuestra casa daba el frente precisamente a esa callecita, aunque teníamos cerca de madera, daba miedo llegar por la noche y ver las ardillas correr a subirse a los árboles, con el miedo les das vida a las formas y figuras que ves en la oscuridad.

Ese viernes en especial para una persona acostumbrada a temperaturas calidas la mayor parte del año había sido hasta deprimente, todo el día nublado y haciendo frió (fresco para los acostumbrados al frió, mucho frió para mi), recuerdo que cenamos, tomamos café, platicamos un rato y después me quede solo, leí otro rato y me dormí.

A la mitad de mi sueño, sentí que algo o alguien se sentaba a mi lado, para luego recostarse; yo me dormía de cara a la pared, y con la poca luz de un reloj de letras fluorescentes (de esos radio reloj despertador) podía ver si alguien mas estaba en la habitación, pero esa madrugada por mas que quería no podía abrir los ojos, el sentir a alguien mas en la cama me desesperaba y trataba de gritar pero no podía, me desesperaba mas saber que aunque gritara no me iba a escuchar nadie, me desesperaba no poder moverme, pasaron alrededor de 15 minutos en los que pude abrir los ojos y al acostumbrarse a la oscuridad vi con la poca luz que no había nadie mas, y cuando pude, grite: “te regresaste wey?” y nada, solo escuche (o mi mente creyó escuchar) pisadas que se alejaban despacio en las hojas secas.

Esta es una de las 3 ocasiones en las que he sentido que “se me sube el muerto”.

4 comentarios:

Pam dijo...

Aunque soy una persona anti historias de miedo y sucesos sobrenaturales, este tema en especial me provoca mucha curiosidad, al igual que a ti tambien me ha pasado y mas que miedo me late saber que es lo que realmente te provoca sentir "que se te sube el muerto"
Tendre que LEER al respecto jajajajaja
Bonito inicio de semana chikillo
Besos

abe dijo...

Se me hace que cuando "se te sube el muerto" debes sentir cierta presión sobre tu cuerpo, y tiene su explicación científica:

http://es.wikipedia.org/wiki/Par%C3%A1lisis_del_sue%C3%B1o

Me pregunto si lo que tú experimentaste, mi buen Micky, fue la presencia de un espíritu ó un trance. Yo, en lo personal, prefiero creer que se trata del primer caso. Para qué caer en la arrogancia de querer poder explicar todo, nosotros los seres humanos, y negar la posible existencia de algo más fuera de nuestro alcance racional?

Muy chingona tu historia. No pude evitar sentir escalofríos en el último párrafo.

Saludos.

P.S.- Parece que Matías se queda!!!

Di. dijo...

Nunca he experimentado algo así y me da bastante curiosidad saber realmente qué sucede. Aunque no sé si tanta curiosidad como para querer vivirlo. Saludos

Sad Cecile dijo...

soy escèptica, así que me declaro incompetente.
Saludos, Lazalde.